Rock Al Parque 2013 (Aquí Las Tengo Para Que Me Las Bese)

Valora este artículo
(4 votos)

Estuvimos en el lanzamiento de Rock al Parque (RAP) 2013, y como en Undercolombia hacemos periodismo de inmersión (?), decidimos asistir al lanzamiento de este importante festival de la ciudad de Bogotá.

 

Puesto que la invitación realizada por IDARTES estaba relacionada con una gira llamada “Rock al parque rueda por Latinoamérica” se convocaron a bandas, medios de comunicación independientes y agentes del sector.

El evento estuvo dividido en 3 partes. La primera, después de una espera cercana a los 75 minutos y en un espacio donde la vista era fabulosa, pero, a la vez tan lleno como un transmilenio en hora pico, fue la presentación de los planes generales del festival los cuales están orientados al fortalecimiento de éste desde el punto de vista de la población asistente, es decir, hacia dónde va RAP 2013 y me dejó sorprendido la inclinación del instituto hacia el apoyo a los festivales locales y al metal (léase con acento en la e, sí, de la misma forma de como lo está pensando) de la capital, lo cual es muy prometedor, pero también se presta para que la burocracia establecida en estos festivales que son llenos de bandas de metal, pueda afectar los procesos de convocatoria de RAP generando una “rosca” de proporciones bíblicas si no se articulan de forma sólida, clara y precisa los mecanismos de cómo trabaja RAP con los festivales locales, pero por otro lado ratifica el apoyo del distrito hacia iniciativas alternas a RAP dejando al festival de festivales como un espacio casi exclusivo para el metal, es decir, un metal al parque.

La segunda parte, fue la presentación de la gira, dónde se otorgarán cuatro cupos para tres bandas de reconocida trayectoria y el restante para una banda “promesa”, además, podrán asistir dos medios de comunicación independientes (¿qué definen como independencia?) y dos agentes del sector musical. Dentro de la gira se busca “promover hermanamiento y alianzas de largo aliento entre las ciudades, festivales y los músicos de américa latina”, “promover procesos de desarrollo de bandas colombianas...”, “fortalecer los festivales que parten de la interpretación de dinámicas culturales del país y del mundo”, “crear mercados y ruedas de negocios…”, “afianzar la perspectiva del festival…”, “fomentar el intercambio turístico entre Colombia, México y Brasil en los festivales”, “incidir en el desarrollo económico, la productividad y la competitividad del sector cultural musical” y “garantizar el fortalecimiento de los diferentes eslabones de la cadena de valor y generar procesos asociativos en torno a la música”. Todo esto muy bonito, pero en realidad pensar que para las diferentes agrupaciones de metal (léase con acento en la a, sí, como en realidad se debe pronunciar), por lo menos exista un cupo asignado en ésta convocatoria es algo complicado y no por la competencia, sino por la conveniencia de lo que busca presentar el festival en el exterior: ¿Es conveniente mostrarle al mundo los sonidos extremos que se crean en la ciudad? O mejor aún ¿Existe una propuesta tan sólida que si suena un sábado en el Simón Bolívar pueda sonar en México o Brasil? o ¿Ésta convocatoria es para propuestas del tipo “coste-rock”, “lala-rock”, “perine-rock” y demás? Todo esto son suposiciones, pero, es posible pensar que es una cuestión estética para dar a conocer la locomotora artística (?) que existe en la Bogotá Humana (?). 

Para finalizar, se presentó Andrea Echeverri quién fue nombrada como la embajadora de RAP en los festivales donde se presentará la gira y en una frase de su canción de apertura, ella cantó: “♪♫Yo no soy calle 13, aquí las tengo para que me las bese♪♫”, con lo cual di la media vuelta y partí hacia casa.

En conclusión, se promete mucho, pero si este paquete de promesas no se cumplen a buen término, muy apropiadamente la frase del festival para este año, puede ser: “ROCK AL PARQUE 2013, AQUÍ LAS TENGO PARA QUE ME LAS BESE”.